Fefu
29Sep/112

Los libros que vale la pena leer

Nuestro tiempo es muy valioso. De hecho es lo único que realmente poseemos. Elegir la lectura implica dejar de hacer cualquier otra cosa mientras la misma se desarrolle, y elegir un libro implica no leer ninguno de los millones de otros libros que podríamos leer. La selección bibliográfica resulta mucho más comprometedora que la enológica (si el vino no resulta bueno, podés abrir otro inmediatamente y deshacerte del anterior tirándolo a la basura o cocinándolo en una salsa desafortunada).

Sólo hay una cosa peor que beber un vino rancio, y esa cosa es leer un libro insulso, sin ideas, paradigmas ni texturas. Siempre que leo algo intento escuchar las voces de un fantasma amigo que tiene algo interesante para contarme. Por eso es que suelo seguir muchas de las recomendaciones que mis amigos más cercanos me acercan cordialmente.

Pero hay veces (excepcionales, por cierto) en que me encuentro con algún hito especial, con algún otro referente impersonal que es fruto de diversas interacciones inconscientes o de políticas sociales subyacentes. Es el caso de los listados de libros prohibidos.

Aquel libro que es censurado generalmente tiene una o más razones para ser estigmatizados como tales y creo que muy probablemente se deba a un mensaje que se intenta silenciar.

En los libros prohibidos podemos inferir que se cumplen estos dos interesantes fenómenos:

  • al menos tienen un mensaje que transmitir
  • ese mensaje es relevante (aunque sea en términos de aquello que a un grupo de gente no le conviene que se conozca, publique y distribuya)

Por eso es que en esta oportunidad quería compartir un par de listados que con mucha facilidad pueden transformarse en guías con recomendaciones de lectura:

  1. Listado de libros frecuentemente cuestionados en el Siglo XXI, desarrollado por la Asociación de Bibliotecas Americana (ALA) para alertar sobre los derechos de acceso a la cultura y los peligros de la censura. En ese listado figuran libros de Aldous Huxley, Jerome David Salinger, Robert Cormier y otros
  2. Index Librorum Prohibitorum, un listado de libros prohibidos por la iglesia católica editado inicialmente en 1559 y en vigencia hasta 1948. En este listado figuran autores como Jean Paul Sartre, Victor Hugo, Jean-Jacques Rousseau, Immanuel Kant, David Hume, René Descartes, Francis Bacon, John Locke, Galileo Galilei, Blaise Pascal, Marqués de Sade y otros.

Con estas referencias debería que ser mucho más fácil la difícil tarea de dar con un buen libro 🙂

Si se te ocurre alguna otra fuente, tus comentarios serán bienvenidos.

17Apr/090

Apostasia

Estaba leyendo el blog de la inigualable Beatriz Busaniche, y me encontré con una historia remarcable.

Resulta que en la USAL (Universidad del Salvador) despidieron a la  profesora  Paola Raffeta por participar en la organización Apostasia Colectiva. En la carta de despido dice que: "Motiva esta decisión sus expresiones públicas sobre apostasía y sus juicios adversos a la Iglesia Católica aparecidos en el Diario Crítica del 31 de marzo de 2009." En la página de Bea figura una digitalización de la carta de despido para que saquen sus propias conclusiones.

Personalmente, creo que cualquier universidad puede establecer ciertas normas y códigos de conducta, normas que sólo pueden aplicarse dentro del ámbito universitario. Ninguna institución educativa puede ni debe inmiscuirse en aquello que fuera de ella hagamos. No le compete. El compromiso para con la universidad es académico. Si la universidad del salvador despide a una profesora por lo que piensa y hace fuera de la universidad, con ese mismo fundamento, cualquier otra empresa estaría en condiciones de efectuar un despido con justa causa en basándose en:

  • lo que sus empleados escriben acerca de los libros que leen
  • el tenor y cantidad de alcoholes que legalmente adquieren e ingieren
  • las fotos que publican en redes sociales
  • la pertenencia a otras agrupaciones de interés